Cómo erradicaremos la corrupción

Las propuestas de Centro y Progreso, que pueden ser objeto de revisión, contra la corrupción, deben ser una estrategia doble, dirigida a aumentar las ventajas de ser honrado y los costes de ser corrupto, una mezcla sensata de castigo y recompensa. 

 

Es evidente que la corrupción hace mucho daño: crea desconfianza, incentiva nuevas conductas abusivas, detrae dinero de finalidades sociales, desanima el esfuerzo y rompe el principio de legalidad. Es, pues, necesario luchar con energía contra la corrupción.

 

PROPONEMOS:

 

1. Dotar al gasto oficial de transparencia y apertura: Subsidios, exenciones fiscales, adquisición pública de bienes y servicios, créditos blandos, fondos extrapresupuestarios y otros controlados por los políticos. Cuanto más abierto y transparente es el proceso, menos posibilidades hay de actividades ilícitas y abusos.


2. Eliminar la burocracia: La clara correlación entre la presencia de corrupción y el grado de burocracia, indica que es deseable eliminar todas las normas innecesarias, sin dejar de proteger las funciones reguladoras esenciales del Estado.“una estrategia más obvia, eliminar las leyes y los programas que engendran corrupción”.


3. Establecer convenios internacionales: Como, en una economía globalizada, la corrupción posee una dimensión cada vez más transnacional, el marco legal internacional para el control de la corrupción es un elemento clave en las opciones de las que disponen los gobiernos. 


4. Emplear tecnología inteligente: Si las distorsiones creadas por los gobiernos ofrecen muchas oportunidades para la corrupción, el contacto frecuente y directo entre funcionarios y ciudadanos también puede facilitar las transacciones ilícitas. Una forma de resolver este problema es recurrir a las tecnologías disponibles para promover una relación más distante entre los dos sectores;en este sentido, Internet es una herramienta eficaz para combatir la corrupción  En algunos países, el uso de las plataformas de Internet para las relaciones de la administración con la sociedad civil y el mundo empresarial ha prosperado, sobre todo, en las áreas del pago de impuestos, las adquisiciones públicas y los trámites burocráticos


5. Fomentar la sensibilidad social hacia la corrupción: Tomando conciencia de eliminar esas prácticas. No es ético que los partidos políticos utilicen la corrupción como arma arrojadiza contra sus adversario.


6. Promover transparencia en las instituciones, sobre todo en los partidos políticos y las instituciones públicas. 


7. Implementar medidas disuasorias de comportamientos corruptos:  transparencia, leyes exigentes,inspecciones programadas, códigos de conducta bien elaborados y que se hagan cumplir, y adecuados medios de vigilancia y control y una justicia rápida y más penalizada.


8. Aumentar el control social sobre las instituciones: Este control exige evitar conflicto de intereses, y en concreto que el controlador tenga intereses sobre quien lo controla.


9. Educar en la honradez: Lo más importante a largo plazo 


10. Transparencia radical, total y digital de la información pública: Todos los contratos. licitaciones, normativas, resoluciones, etc. de las Administraciones Públicas deberían ser públicos y accesibles a todo el público vía Internet.

 
11. Incentivos a las denuncias judiciales serias, sin juicios mediáticos paralelos y penalizar denuncias con escaso o nulo fundamento. Al final, la corrupción está acabando en un circo mediático que daña la imagen del país y de la sociedad en general.


12. Independencia y potenciación de la auditoría publica: Despolitización y profesionalización. Total independencia para el Tribunal de Cuentas no sujeto a las influencias de los partidos políticos;  Difusión digital y pública de los informes y auditorias. Incentivar las mejores prácticas auditoras profesionales y de control.


13. Más jueces y más recursos judiciales contra la corrupción: Más medios judiciales especializados para mejorar las respuestas. Disminución radical del tiempo en los procesos y aplicación de sentencias tras la dotación de medios. Diligencia y efectividad judicial.


14. Inspección fiscal-laboral y guerra total a la economía sumergida: Más medios de inspección fiscal y un plan específico para acabar con los altos niveles de economía sumergida de la economía española. 


15. Financiación real de los partidos políticos: Nuevas bases de financiación de los partidos políticos ampliando de forma realista los canales de una financiación transparente. Las donaciones privadas de terceros deberían ser públicas y motivadas en cualquier caso. Y penalizaciones a partidos que incurran en falsedad, fraude o financiación ilegal. 


16. Menos cargos públicos, mayor retribución y asunción de mayor responsabilidad: Reducción sustancial de cargos políticos irrelevantes e incremento sustancial de sueldos públicos con responsabilidades importantes. Penalizar severamente por ley cargos no justificados. Fortalecimiento de la función pública y la igualdad de oportunidades en su acceso. 


17. Fomentar y premiar las buenas prácticas de la Administración pública: Con el objetivo de que los ciudadanos valoren y premien las buenas prácticas;  y los políticos y gestores públicos encuentren un rédito político a su buena gestión. Premios, reconocimientos frecuentes y otorgados por instituciones y órganos que ostenten la mayor reputación …


18. Stop a órganos públicos autónomos sin control: Dotar de las mismas exigencias de auditoría pública, publicidad, inspección, control normativo y transparencia a los órganos autónomos con inversión pública.


19. Guerra total a los paraísos fiscales: Y muy especialmente a su opacidad. España debe encontrar aliados internacionales para luchar de forma verídica, vehemente y real contra estos paraísos a través de todos los órganos internacionales en los que tiene representación (Unión Europea, G-20, ONU…). 


20. Urbanismo y ayuntamientos: legislación, control, transparencia y publicidad: Las recalificaciones de suelo, la elaboración de planes de ordenación urbana, la propia gestión del suelo, el control urbanístico son tan claves para luchar contra la corrupción, como la propia Ley que regula los Contratos del Estado con empresas privadas. La corrupción municipal está en gran medida unida a la gestión urbanística.La lentitud en la gestión de los cambios urbanísticos no es sinónimo ni de transparencia, Quizás habría que valorar que ante cualquier caso de corrupción o ineficiencia grave y objetiva el municipio debería perder sus atribuciones durante un determinado periodo de años.


21.  Gran pacto nacional contra la corrupción: La lucha contra la corrupción dada su entidad y generalización, merece un gran pacto, un compromiso de tolerancia cero con la corrupción.

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© 2017 Centro y Progreso - Partido Político de centro - CIF: G87829966 - C/ Antonio 31, 28029 Madrid - Tfno: 693 542 282